Por Arkaitz Galindez del Equipo Trail de OS2O

Llevábamos tiempo desde el OS2O Trail Team intentando hacer una carrera juntos para conocernos mejor y disfrutar de lo que mas nos gusta, correr por el monte. Después de darle vueltas al lugar donde correr y algún que otro intento fallido, Joxe Amunarriz  (Hondarribia, Gipuzkoa), Kiko Navarro, (Jaca, Huesca) y un servidor (Arkaitz Galindez, Markina, Bizkaia) conseguíamos poner fecha y lugar a lo que iba a ser la “quedada” de esta temporada 2018 para el equipo de trail de OS2O. El cuarto integrante del equipo, Álvaro García (Béjar, Salamanca), se cayó de nuestra quedada a ultima hora por motivos de fuerza mayor. Una verdadera pena ya que hubiese disfrutado tanto como nosotros.

La prueba elegida, fue nada más y nada menos que la famosa “Boca del Infierno“.  Dicha carrera está organizada por el Club de montaña Asamún y tiene lugar en un sitio inmejorable para correr; en el corazón del Valle de Hecho,  en plena Selva de Oza. Un lugar, el cual por cercanía, Kiko era el único que conocía, mientras que tanto Joxe como yo nos dejamos enamorar por su entorno y su paisajes.

Poco a poco la gente iba llegando el día de antes a la zona de acampada

El pasado domingo 1 de Julio a las 8 de la mañana nos dábamos cita los tres integrantes del equipo en la zona de salida para retirar los dorsales y entre abrazos, fotos, saludos y conversaciones con otros corredores, nos poníamos en la línea de salida.

Kiko, Arkaitz y Joxe listos para comenzar la carrera

Por delante, 25 km y 1500 metros de desnivel (ver track). Un recorrido rápido que alterna subidas y bajadas por senderos en bosque mixto con abundantes hayas y alguna pista de arrastre maderero de pronunciado nivel, así como una gran bajada por sendero técnico desde el refugio de Gabardito pasando por el camping Borda Bisaltico hasta el puente de Santa Ana, donde se inicia el regreso por la margen opuesta al barranco de la Boca del Infierno que da nombre a la carrera a través de la calzada romana y aquí de nuevo por senderos hasta alcanzar la meta en la Selva de Oza. Es decir, una carrera rápida pero exigente, con tramos técnicos y rodeados de paisajes increíbles.  Cada uno con sus propios objetivos pero con uno en común, disfrutar del recorrido y del entorno.

Perfil Boca del Infierno 2018

La salida preveía un día caluroso el cual nos haría sudar de lo lindo, pero los cinco avituallamientos en carrera nos lo ponían un poco más fácil. La carrera transcurrió con éxito para los tres miembros del OS2O Trail Team, los cuales atravesaron un recorrido rápido de 25 kilómetros por senderos de bosques de hayas, bajadas técnicas, subidas por calzadas romanas y todo esto para terminar en el punto de salida, la Selva de Oza.

Selva de Oza, Boca del Infierno 2018

En cuanto a los resultados, el campeón del mundo Luis Alberto fue el más rápido en parar el cronometro e incluso batió el record de la prueba, logrando un tiempo de 2h y 10 minutos. Joxe, fue nuestro corredor más veloz entrando en quinto lugar con el mismo tiempo que el cuarto, quedándose al borde de los puestos de honor y demostrando que está en un muy buen momento de forma.

Joxe con los Ultra 2-in-1 Shorts en negro

Kiko,  completó una grandísima carrera y a pesar del “nivelazo” que había en la prueba consiguió entrar en el top 10.

Kiko en carrera con la Ultra Lite T-Shirt  y los  Ultra 2-in-1 Shorts de OS2O

En mi caso, me sirvió como un buen entreno de calidad de cara a preparar la Ehunmilak, una prueba de 170 kilómetros y 11000m de desnivel positivo que es muy diferente a carreras tan rápidas como esta.

Arkaitz peleando contra el calor (Ultra Lite T-Shirt + Ultra 2-in-1 Shorts)

Una vez finalizada la carrera seguíamos con nuestra “fiesta” particular. Felicitaciones, más conversaciones entre corredores y como punto final a la jornada, una comida popular la cual nos sirvió para continuar haciendo equipo: haciéndonos fotos, poniéndonos al día de carreras, próximos objetivos, familias, etc…

Recuperando fuerzas y poniéndonos al día

La valoración por parte del OS2O Trail Team ha sido más que positiva. Aunque a los cuatro corredores del Team nos separan unos cientos de kilómetros, nos quedamos con ganas de volver a encontrarnos y disfrutar de un día tan bueno como el que hemos podido disfrutar en un ambiente extraordinario. ¡Seguro que los habrá!

 

Boca del infierno 2018

!HASTA LA PRÓXIMA¡