Fotografía de acción: consejos y reflexiones por David Munilla

Por David Munilla, fotógrafo del OS2O Team

El último coletazo del invierno 2017/2018 ha dejado un rastro al paisaje de montaña de los que perduran en la memoria. Sometidos a los embates de varias tormentas, escaladores, corredores, esquiadores, alpinistas o senderistas han estado pegados a los partes meteorológicos y escudriñando el cielo asomándose a la ventana minutos y minutos interminables. Nuestro terreno de juego estaba cerrado por obras. Algunos han aprovechado ese valioso conocimiento sobre la meteo local o simplemente guiados por ese extraño instinto que muchos poseen de tirarse a la piscina cuando otros se darían la vuelta, para hacer una salida y disfrutar de una montaña salvaje y agreste. En estas palabras se encierra mucho de lo que nos sorprende de una fotografía de los deportes de aíre libre. Los cielos perfectos, los colores saturados por la luz impoluta y los encuadres estudiados cansan al que ya ha visto mucha imagen.

Al igual que sucede en el alpinismo, en la fotografía de montaña hay que arriesgar. Hay que enfrentarse a lo que nos cuesta. Este es el paso a la FOTOGRAFÍA DE ACCIÓN con mayúsculas. Personalmente envidio cuando amigos y conocidos van a un lugar inhóspito en el que de seguro sé que van a tener unas condiciones duras. Yo me imagino las fotos y siempre les digo “tu dispara que ese va a ser el mejor momento para recordar. No hagas fotos con buen tiempo”

Así, si alguien piensa que en estas semanas he estado refugiado al calor del hogar, se equivoca. He salido con la cámara en ristre y mi equipo técnico de OS2O. Hay que abrigarse. Por salir no quiere decir que haya conseguido las mejores fotos de mi carrera, pero es una actitud. Eso es lo importante. Como suele ser común, en muchas ocasiones: mojada, cielo completamente cubierto, gris plomo, nevada cerrada, viento indecente… es decir, “un asco”. Pero un segundo un día, otro más dos días después y la recompensa: LA FOTO. Esto va así.

Para hacer fotografía de acción hay que estar en el ajo, moverse bien, rápido y manejarte bien con el equipo. Lo cual quiere decir en términos fotográficos: dominar lo que llevas y tener claro el A, B, C de la fotografía. Desde casa todo se ve de color de rosa y se tiende a llevar demasiadas cosas. Hay que minimizar para ir ligero y actuar rápido. Actitud Fast&Light, como las prendas de OS2O.

Aquí van algunos consejos:

– Hoy en día es posible realizar excelentes imágenes con cámaras compactas. Ante condiciones extrañas de luz es mejor disparar en RAW. Igual no vamos a tener conocimientos para posteriormente revelar esa imagen, y lo que queremos es un simple JPEG, pero siempre hay un colega que puede descubrirnos el tesoro que hemos capturado. Apuesta por ello. Personalmente me gusta mucho la serie TZ de Lumix. Es la que mayor rango de zoom posee frente a las clásicas series G de Canon (anda por la G1xIII) y las P7000 de Nikon (anda por la P7800).

No me gustan las cámaras sin espejo. Ligeras sí, pero el visor electrónico en montaña y/o con luces intensas complica la visión. El peso del objetivo hace cabecear un cuerpo pequeño con poco agarre para manos grandes o manos con guantes.

– Soy de SLR, ósea de las réflex de toda la vida. Pienso que para hacer fotografía desde un punto de vista profesional o de aficionado avanzado hay que apostar por lo que te va a dar un mejor resultado. ¿peso? fotografiar en montaña, ya sea paisajes o sus actividades implica estar en forma. Las buenas fotos raramente salen desde la ventanilla del coche. Así que cargar con un poco más de peso tampoco tiene que ser un impedimento.

Apuesta por objetivos que digan algo. No te quedes con una visión clásica y estable ( 30- 60 mm)

Objetivo versátil para no cambiarlo. Me encantan los 24-80 mm. Con este objetivo se cubren la mayoría de necesidades tanto de fotografía de paisaje de montaña como de deportes de acción en los que el fotógrafo es un integrante más.

– El tele te va a dar tomas fuera de la visión clásica. Entre 200 mm y 300 mm vas a tener el rango suficiente para sorprender. Aquí puedes sustituir peso porISO. Sin duda los f:2.8 se tienen como las mejores ópticas por su luminosidad y rendimiento óptico, pero su peso es elevado. No es mala idea para un fotógrafo aficionado tender a un tele f:4.5 y buscar ese puntito más de luminosidad con el ISO. Mi consejo es que excluyendo el esquí de travesía, yo no llevaría tele en el equipo para otras actividades. Otra cosa es que si te planteas fotografiar algo concreto como escalada.

– Los angulares “extremos” (entre 16 y 12 mm, no me gusta bajar más) desde luego te van a dar esa salida de la visión clásica, pero sólo los recomiendo si vas a hacer algo concreto en fotografía de escalada. En la mayoría de fotos paisaje no producen un buen efecto. Achatan excesivamente los planos.

Batería de alto rendimiento. La baterías originales poseen una longevidad de carga más estable frente a las clónicas que sufren una bajada súbita hacia la mitad de su capacidad. Ni que decir tiene que su comportamiento merma en condiciones frías.

– Lo mismo que tu vas cubierto para las inclemencias, cubre la cámara y objetivos. Una simple funda de plástico es suficiente para que la nieve, lluvia o polvo no hagan de las suyas.

– Si vas a hacer fotos con frío practica el manejo de todo lo que lleves con guantes.

No lleves la cámara en la mochila. Te perderás “la foto” que siempre te abordará en el momento más imprevisto. Tampoco hace falta llevar la cámara y los objetivos entre algodones. Son herramientas y no se estropean por unos golpecitos.

– No está mal confiar en la suerte -que yo lo hago- pero no lo dejes todo para ella: entrena lo mismo que lo haces para tu deporte.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Muy buenos consejos y a la vista queda que los resultados son impresionantes. Enhorabuena por estos trabajos !! Muchas gracias por todos estos consejos y un saludo

Deja un comentario