Por Eder Domínguez del OS2O Alpine Team

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que asome el morro por los Pirineos. Después de largas lesiones que todavía arrastro tímidamente día tras día, volvemos al ataque. Se acabaron las muletas, los vendajes y las consultas médicas para dar paso a los piolets y los crampones. Mas motivados que nunca y aprovechando el anticiclón de este diciembre tan seco, es hora de echar la primera mirada al santuario “Gavarnie” y sus alrededores como el “Taillón”.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Oeste del Taillón en muy buenas condiciones

Con la rodilla algo resentida a causa de la última lesión, decidimos empezar por una actividad algo light para entrar en materia invernal. La “Goulotte Quintana” es nuestro primer objetivo para este fin de año. La encontramos en muy buenas condiciones, se encuentra casi a tres mil metros de altura y las altas temperaturas de los valles apenas afectan.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Primer resalte de la Goulotte Quintana

La rodilla se portó muy bien y el dedo no me molestó ya que la tracción de piolet no es muy agresiva para las poleas. Un triunfo absoluto, eso sí, mucho sol y temperaturas positivas, nos podemos hacer una idea de lo que nos espera estas semanas pues el anticiclón nos va acompañar durante todo el mes según las previsiones.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Último resalte de la Goulotte, con la Chaqueta técnica de Alpinismo Storm Alpine, perfecta para esta actividad y los pantalones de la misma gama.

Para la segunda incursión antes del fin de año, decidimos pasar unos días en el refugio de Sarradets y si la cosa va bien, comer las uvas dando pioletazos. Con un petate de los que mellan la espalda, nos acomodamos en el refu para unos cuantos días. Las temperaturas son positivas y eso nos condiciona a la hora de elegir las líneas a escalar, nos quedamos por los alrededores y escalamos vías como “Grata Traición”, “Gavarnie Joli” y la Cascada del Glaciar Este del Taillón.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Segundo Muro

Queríamos escalar alguna línea en el segundo muro pero al acercarnos vimos que corría bastante agua por varias vía con estructuras como “Charlie Dumbo” e “Inmaculada Concepción” por lo que nos fuimos a “Els Especialistes” una cascada que en su mayor parte está pegada a la pared y eso nos tranquiliza. Nos encontramos con un hielo muy duro y viejo, en su segundo tramo fluía agua y acabo empapándonos.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Tercer largo de Els Especialistes

Hora de ir al campo base a descansar, comer y reflexionar. Después de una buena comilona llegamos a la conclusión de bajarnos de allí y aprovechar para escalar algo de roca, pero las ganas de actividades invernales nos pueden y decidimos acabar el año con otro corredor.

Con las piernas bien aclimatadas de los últimos días nos vamos a por el Corredor Central del Taillón, el cual vimos en muy buenas condiciones días atrás. Madrugamos mucho y aproximamos muy rápido con la idea de hacer la mítica combinación de los tres corredores de la oeste del Taillón en el día pero el cansancio acumulado hizo mella y solo nos dejo hacer uno. Aún así lo disfrutamos un montón, siempre es gratificante subir esta querida montaña y ver lo que se esconde al otro lado, unas vistas increíbles.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Vistazas desde La Salida del Corredor

Ya en la furgo, echamos una ojeada al parte meteorológico y vemos que las temperaturas se ponen en nuestra contra por lo que decidimos comer las uvas en casa, recogemos campamento y para Bilbao con el ojo puesto en el circo para la semana de reyes que esta al caer y queremos aprovechar los días libres al máximo.

Pues aquí estamos de nuevo, en el parquin de Gavarnie con todo preparado, muy motivados y con ganas de hielo. Salimos con provisiones para pasar tres días en Sarradets. Eso quiere decir que escalaremos con peso en la mochila, lo cual no nos quita las ganas de realizar nuestro proyecto de realizar dos muros y llegar al refu con una sonrisa.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Así estaba el Primer Muro

Empezamos a escalar por una “Freezante” delgada y costrosa que en sus primeros cien metros nos fulmina literalmente, el segundo tramo del muro lo hacemos por “Panneau Central”, tuvimos que echarle imaginación para conectar el poco hielo que había, las mochilas pesaban más de la cuenta y lo de empalmar primer y segundo muro lo dejaríamos para otra ocasión. Vamos al refugio a descansar pues tenemos dos días por delante.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

En la Panneau Central

Para el día siguiente bajamos al segundo muro y nos metimos en “Els Angels” para salir por “Charlie Dumbo” una combinación que nos dejo muy buen sabor de boca.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Segundo largo de Els Angels

El hielo no acompañaba en “Els Angels” pero en la cortina de “Charlie Dumbo se encontraba en buenas condiciones en comparación con lo escalado estos días. Rapelamos Mitológicos y recogimos. Fue un día muy gratificante y llegamos al refu con una sonrisa de oreja a oreja pensando que solo nos quedaba un día de escalada antes de que llegaran las previstas nevadas.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

La bonita cortina de Charlie Dumbo

Pues ahí vamos a por el ultimo día, con muchas ganas pero a su vez reventados, nos metemos en “Mitológicos”, cascada fácil, rápida y rapelable, eso es lo que buscábamos para no llegar a las tantas a Bilbao.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Mitológicos en buenas condiciones

La encontramos en condiciones muy variadas “algo muy típico en Gavarnie” desde las escamas mas odiosas y difíciles de proteger, hasta el hielo mas plástico y disfrutón  que escalamos en todo el puente.

Gavarnie y el Taillón: Santuario invernal

Otro bonito resalte de Mitológicos

Si es que no hay nada como el Santuario!! Solo nos queda bajar rapelando los dos muros, lo que requiere de toda nuestra atención ya que el 80% de los accidentes en montaña se producen en los descensos. A aplicarse el cuento alpinistas!!!

Llegamos a la furgo reventados pero con un montón de metros escalado durante estas tres intensas semanas, para dar comienzo al invierno y como toma de contacto no podemos pedir más. Hemos escalado más que muchos inviernos y eso hace que volvamos a casa con el pecho tan hinchado como los antebrazos.

Todo un placer señores, estos no ha hecho mas que empezar, hasta la próxima!!

Eder