Actitud OS2O ¿Lesionado? Pues ADELANTE Y A PURA SANGRE

No he dormido nada esta noche. Mi hombro, recientemente operado de un SALP III y de una rotura parcial del tendón del bíceps, me muerde al intentar llevar el húmero a una posición adecuada. Estoy cansado y creo que no puedo más…

Cierro los ojos en un intento de teletransportarme a través del recuerdo a algún lugar remoto del mundo o a alguno más cercano pero que me llene de sensaciones y de vida. Algún lugar que me emocione y haga que mis ojos se humedezcan. Algún paisaje que me recuerde la sensación del ácido láctico, del cansancio, del sufrimiento, del trabajo en equipo, de la constancia, de la motivación y de la satisfacción de conseguir objetivos sobreponiéndome a la pereza, buscar los límites de mi cuerpo y de mi cabeza.

Autocontrol y motivación son la clave para alcanzar esa idea de lo que puede ser la felicidad e indudablemente la libertad en la montaña hace que dejemos de estar encadenados a una vida urbana, poco natural, llena de convenciones y estereotipos que convierte a muchos en actores de la película de su vida al más puro estilo de Tarantino en un ir y venir de escenas agresivas cargadas de sangre e injusticia.

En la montaña no hay justicia o injusticia. Nosotros decidimos y actuamos y en base al acierto o al error conseguimos los retos o fracasamos en un intento, que, sin embargo, nos retroalimenta para el futuro convirtiéndonos en mejores deportistas, alpinistas, escaladores, corredores y en definitiva en mejores personas.

 

Leyendo al atleta de ultrafondo Anton Krupicka me doy cuenta de lo claro que hay que tener las cosas después de una lesión. Antes los entrenamientos tenían objetivos claros en el marco alpino y se basaban en la diversión, en la disciplina y en la constancia. Ahora hay que transferir esas actitudes al proceso de rehabilitación. Escalar y apretar en una vía difícil de Ordesa da paso a forzar la extensión del manguito rotador hasta casi llorar. Completar una Grande Course en los Alpes se ha convertido en una Grande Course de estiramientos, electroestimulación y tonificación muscular. Reinventarse o morir. Sudar sangre para recuperar todos los grados perdidos tras una intervención quirúrgica. Obsesionarse con los ejercicios y que estos sean tus mejores amigos en los meses venideros. Tal y como decía el alpinista americano Marck Twight “ Si te duele alégrate. Todavía estás vivo” Ahora ese es el objetivo REVIVIR porque hay que diferenciar entre VIVIR y sobrevivir.

Tú eliges tu destino. Tú eliges tu futuro. ¡Lucha por él!

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. cuando estas lesionado eres consciente de lo afortunado que eras cuando podias correr sin dolor y disfrutabas al 100% en cada subida y en cada bajada… pero esa ira e impotencia que crea, se ve transformada en motivación cuando te recuperas y aprendes a valorar más esos momentos de plena forma.

Responder a jorge Cancelar respuesta