Catherine Destivelle, La Reina

“she is mad but she is magic. there is no lie in her fire” Charles Bukowski

 

En la historia del Alpinsmo y la Escalada, existen mujeres que se han ganado un lugar destacado. Algunas de ellas, como Lyn Hill y Wanda Rutkiewiczhan destacado por encima de toda una generación. En la O-Biografía de hoy nos centraremos en una escaladora-alpinista todoterreno que además de destacar en el mundo de la vertical, su carisma la convirtió en una celebridad. Sus logros traspasan la barrera del género, y son fuente de admiración y respeto de toda la comunidad escaladora. Prueba de ello es que Catherine Destivelle forma parte del Jurado del premio Piolet d’Or (galardón que se otorga a la activad alpinista más destacada del año).

Catherine Monique Suzanne Destivelle Nacida en  Argelia en 1960 e hija de padres franceses, pronto mostró interés por las montañas al trasladarse a vivir a Francia en su adolescencia.  Su primera toma de contacto con la escalada fue en la mítica escuela de escalada de Fointainebleau.

 

No fue hasta los 25 años cuando decidió dedicarse profesionalmente  a la escalada y al alpinismo, aunque con 17 años ya había escalado la Directa Americana al Dru. Hay que recordar la revolución en la escalada que se estaba originando en Francia en torno a los años 80, época que  vivió de lleno Catherine, participando activamente en competiciones de escalada deportiva y quedando, junto a Patrick Edlinger, como ganadores en 1986 del campeonato de Arco, en Italia.

Un primer accidente en montaña apartó a Destivelle de sus objetivos durante unos meses cuando, al caer 35 metros y quedar inconsciente en una rimaya de un glaciar, su compañero bajó con poca esperanza a rescatar el cuerpo y se encontró con que ella “solo” se había fracturado la pelvis y sufrido algunas lesiones en la columna. Posiblemente esto marcó un punto de inflexión en su carrera, manteniéndola lejos de las competiciones y proporcionándole un punto de vista diferente.

Para esa época Catherine había escalado el máximo grado encadenado por una mujer (8a+), teniendo que pasar catorce años hasta que otra mujer subiera un solo grado. Ganó consecutivamente tres campeonatos internacionales y es entonces cuando cansada del mundo de la competición, empieza a embarcarse en otro tipo de proyectos, como la escalada de la Torre sin nombre en Pakistan (6200m), el Pilar Bonatti de los Drus en 1990 (3733 m), Catherine escaló los 600 metros de roca en 4 horas. En 1991 realizaría una de sus grandes primeras ascensiones en solitario con una nueva ruta en Les Drus.

La evolución de Catherine dentro de las disciplinas en montaña, va desde la escalada deportiva (dónde destacaría por encima de todas las escaladoras de la época, incluida la gran Lyn Hill) y va derivando en el alpinismo, terreno en el cual demostró ser todo un referente para el futuro (Catherine era una alpinista todo terreno).

Poco a poco y a lo largo de la década de los 90’s va encadenando grandes ascensiones en solitario, dejando perpleja a toda la comunidad escaladora cuando asciende en solitario la cara oeste del Dru tras 11 días en la pared, en este caso en particular cabe destacar la enorme dificultad técnica de la ruta (VI, 6c+, A5, 800m). La vía llevó su nombre  durante el tiempo en que fue posible su repetición, hecho que nunca se podrá producir dado que un gran derrumbe destruyo la vía apenas seis años más tarde del paso de Catherine.

 

Destivelle llega a mediados de los años 90 ostentando las primeras ascensiones femeninas (y en Solitario) a las grandes caras norte Alpinas, la Norte del Eiger, el Espolón Walker en las Grandes Jorasses y la Via Bonatti (en Invierno) en la Norte del Cervino la afianzan como una alpinista puntera y sin ningún tipo de parangón, aun veinte años más tarde, estas siguen siendo vías de gran compromiso y dificultas solo aptas para alpinistas muy preparados. La pasión de Catherine por las montañas es tan intensa que aquellos que escalaron con ella, guardan excelentes recuerdos. El gran alpinista y genio de la escalada en hielo, Jeff Lowe, ayudó a Catherine a pulir sus habilidades en el mundo del hielo. En esta época suma varios intentos de ascensiones fuera de Francia a ochomiles como el Makalu y el Anapurna, subiendo finalmente la cara oeste del Shisa Pangma (8013 m) en el año 1995. Es por esta época cuando Catherine se retira  profesionalmente de la escalada.

En el año 1996, durante una expedición a la Antártida con el objetivo de ascender el pico 4111 sufre un accidente junto a su pareja sentimental Érik Decamp, ya en la cumbre, da un paso en falso que termina con una caída de 20 metros cuyo balance es una fractura abierta en la pierna, haciendo que la pareja sufra un penoso descenso y posterior evacuación a los tres días.

 

En ese mismo año se casa con Érik y apenas un año más tarde  Catherine se convierte en madre con el nacimiento de su hijo Victor, el cual pasa a ser el centro de su vida, como se puede apreciar en diversos escritos y en un documental mucho más que recomendable y de obligado visionado (si se quiere comprender la latente pasión por la montaña que caracteriza la vida de Catherine). “Au-delà des cimes es el título del magnífico video en el que, a través de diversas ascensiones, podemos comprender el espíritu de esta famosa escaladora.

Unos años más tarde, en 1999, completa la que será su última gran ascensión en solitario conocida, a la vía Brandler-Hasse en la cara norte de la Cima Grande de Lavaredo (7a+, 550 m), en Dolomitas.

Desde entonces Catherine se ha convertido en una prolífica escritora y conferenciante, destacando un libro, “Ascensiones”  del cual merece la pena reflejar aquí algunas de sus reflexiones para hacernos idea de la filosofía como alpinista :

“… en montaña no basta ser bueno técnicamente. Para hacer alpinismo también hay que ser capaz de sentir la montaña y de valorarla… Pero esas habilidades no llegan solas. Hay que frecuentar la montaña, observarla, acumular experiencia, escuchar o leer los relatos de las aventuras vividas por otros alpinistas.”

 “…la montaña no es toda mi vida, no aspiro a escalar permanentemente, a coleccionar vías; incluso esto me daría la impresión de hacer siempre lo mismo.”  Pero ahora tiene algo más: un hijo y “mi vida se equilibra de otra manera.”


Catherine Destivelle es una leyenda, su personalidad combina la perfección la fuerza y la delicadeza. Apasionada de la montaña, Destivelle escaló incluso estando embarazada (6 meses), y su actividad no se limito a las escaladas de grandes paredes. En 1990 Catherine participó en la prestigiosa Pierra Menta (quedando en 3er lugar) , la carrera de esquí de montaña más importante del mundo.

 

A través de sus actividades ha puesto de manifiesto valores importantísimos en el alpinismo. Posee la habilidad de compatibilizar el  más rendimiento deportivo y el mediático mundo de la competición con el más puro estilo alpino, solitario, no exento de grandes riesgos.

Grandes aperturas en solitario, magnificas repeticiones a caras norte, expediciones, accidentes y posteriores recuperaciones y mientras tanto, toda una generación de escaladores enamorados de una mujer que supo marcar un camino, con un estilo irreprochable y un carisma único.

 

 

 

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Cape Feroz

    Buen reconocimiento. Las mujeres somos sistemáticamente olvidadas en éste deporte y otras muchas facetas de la vida. OBlog tiene la suficiente inteligencia y sensibilidad para escribir este artículo. Pero en su lenguaje nos sigue invisibilizando: “Magazine para montañer@s de mente inquieta”. Así estamos todas y todos. Una sola palabra, el otro 51% de la población, incluída.
    Gracias.

    • Gracias por tu comentario, Cape Feroz, y haces bien reivindicando el papel de la mujer en la montaña, como en el de otras facetas de la vida. En pocos días verás un nuevo título del O Blog.

      Gracias y tienes el O Blog a tu disposición si te animas a escribir alguna otra O Biografía en femenino (o en masculino, vaya) 😉

      • Cape Feroz

        Sois fantástic@s. Gracias, Rafael. El mundo (montañero)hoy es un poquito más justo!! Las demás montañeras os lo agradecerán también un montón, seguro. 😀

Deja un comentario