Por Rafael, co-fundador y miembro del OS2O Design Team

La empresa japonesa YKK, fabricante de las mejores cremalleras del mundo tiene un eslogan, bajo mi punto de vista, muy acertado: Little parts, big difference (pequeños componentes, gran diferencia). Las cremalleras son sin duda un buen ejemplo de que un pequeño accesorio equivocado pueden provoca la inutilidad de una prenda en días (por eso, actualmente el 100% de las prendas OS2O llevan cremalleras YKK). Otro buen ejemplo, son los termosellados.

Como veíamos en este post, aunque en realidad ni siquiera una plancha de acero se puede considerar impermeable, en el mundo de la ropa técnica de montaña se ha adoptado dicho término para aquellas prendas con un valor de impermabilidad de al menos 10 metros de columna de H2O, con un diseño específico para evitar la entrada del agua y que esté completamente termosellada.

Pero ¿qué son exactamente los termosellados y por qué los requieren por ejemplo en las carreras de Ultra Trail?

Con el desarrollo de las membranas impermeables y transpirables durante los años 70 y 80 se vió que, si bien los tejidos eran capaces de combinar unos altos niveles muy de impermeabilidad de 10, 15 o 20 metros de H2O con transpirabilidad, las costuras que confeccionaban la prenda no podían ser sometidas a esa misma presión sin que entrara el agua a través de ellas. Es decir, las costuras eran el punto crítico de la prenda.

Por ello, se recurrió a una solución lógica y sencilla. Adherir con calor y sin costuras una fina tira de material impermeable (normalmente, con una impermeabilidad superior al tejido pero sin transpirabilidad), en la parte interior de las costuras que impidiese la entrada del agua.

Aspecto del interior de una chaqueta termosellada

Este sistema tiene una ventaja muy importante y varios inconvenientes. La ventaja principal, es clara: aumenta en gran medida la resistencia al agua de la prenda, pudiendo considerar que estará marcada por la capacidad impermeable de la membrana del tejido y no por las costuras.

Las desventajas son diversas. Por un lado, encarece mucho la construcción, y por tanto el precio de venta, de la prenda. La aplicación de los termosellos implican el trabajo de un especialista con una máquina selladora que no es precisamente barata, que trabaja con la aplicación simultánea de calor y presión, en una tarea que es casi artesanal que requiere de mucho tiempo y precisión para finalizar cada prenda con calidad sin ser dañada. Un porcentaje no despreciable de las prendas son rechazadas en el control de calidad, lo que encarece aún más la producción total. Es una de las razones por las que las prendas hardshell (las terceras capas impermeables) suelen tener precios superiores a los softshells que no llevan termosellados.

Además, como decíamos, el termosello es un material que normalmente no transpira, y aunque sea una cinta de un ancho equivalente al de un ¨celo¨, 2-3 centímetros, son varios metros de termosello los que lleva una prenda (depende mucho del diseño, número de costuras, bolsillos, etc) y en el sector tan especializado que se ha convertido la ropa técnica de montaña, todo cuenta. También incluímos aquí los gramos que añaden de peso, muy en particular cuando se sigue una filosofía de diseño Fast&Light como la nuestra.

Máquina de aplicación del ¨celo¨ termosellador

Por otro lado, añade otro elemento ¨externo¨ a la prenda, lo que puede dar lugar a problemas de despegues o que el material sellador tenga una menor resistencia que el propio tejido. Hay muchas prendas que acaban su ciclo de vida no porque el tejido haya perdido su capacidad impermeable o transpirable, sino porque los termosellos están en malas condiciones.

Y otro incoveniente es que el termosellado no puede ser aplicado universalmente. Para que los sellados peguen de una forma correcta y duradera en una prenda, necesitan ser aplicados en un textil liso como la capa interior de los tejidos de membrana impermeable. Es por ello que en tejidos como el softshell,   donde la parte interior del laminado es normalmente una capa de microforro polar, hace imposible su aplicación.

Se han intentado algunas soluciones, como la de aplicar el termosellado en la parte exterior de la chaqueta,pero lo cierto es que, por estar sometidas a los roces y clima en el exterior, este sistema no tiene la durabilidad deseada.

Soft Shell con costuras selladas exteriormente

Otro problema se da en los tejidos elásticos. Cuando el tejido es elástico pero el sellado no lo es, hace que ante un movimiento de estiramiento, el sellado pueda saltar y rompa, dejando las costuras sin protección. Esta es otra razón por la que los soft shells no llevan termosellados, ya que suelen tener un componente elástico y no son tan rígidos como las chaquetas impermeables transpirables normales.

Las líneas de investigación textil relacionadas con el sellado de las costuras van por varios caminos. Por un lado, al igual que hay un desarrollo extraordinario en los tejidos técnicos, también lo hay en los termosellos y en las propias máquinas de aplicación. Desde hace tiempo, OS2O trabaja con empresas que se dedican específicamente a los materiales de termosellado para encontrar el material, temperatura y presión ideal para aplicarlos sobre tejidos como el StretchShell, lo que haría estancas a prendas como la Evolution o Storm, lo que les añadiría  la única característica que les falta, la estanqueidad.

Storm Jacket, softshell de alpinismo

 Por otro, hay otra línea de trabajo cuyo objetivo es construir una prenda 100% estanca sin necesidad de termosellarla. ¿Cómo?

Se están dando grandes pasos en técnicas que permiten cortar y unir tejidos sin necesidad de hilo gracias al uso de máquinas soldadoras mediante láser o ultrasonidos. Esta tecnología, permite la unión a nivel molecular, quedando soldados fuertemente y en caso de tejidos impermeables-transpirables, los hace estancos. Dentro de las ventajas de esta innovadora técnica, se encuentran el nulo uso de aguja e hilo y termosellado, lo que aligera la prenda considerablemente.  No obstante, su fiabilidad y coste aún la hacen una posibilidad prometedora de futuro, pero que an la actualidad todavía necesita desarrollo para ser viable.

Eso sí, los ojos del equipo de diseño OS2O R&D están puestos sobre su desarrollo, ya que consideramos que muy probablemente sea la técnica a medio plazo de poder conseguir prendas más versátiles, eficientes y ligeras: nuestra razón de ser, Fast&Light.