Las claves para el éxito de un equipo en la montaña

Por Óscar San Martín del OS2O Alpine Team

¿Qué se necesita para una actividad en montaña? ¿Para superar un reto? Ya sea alpinismo, escalada, una  ruta de esquí o cualquier actividad en montaña compleja para el individuo que quiera acometerla y que le suponga un alto nivel de esfuerzo. Algunos empezamos a repasar en la cabeza y lo primero que se nos ocurre es pensar en material, logística, un nivel físico y técnico necesario, meteorología, condiciones,… y después de dar éste rodeo aparece la figura de lo que quizá sea más importante, un compañero o un grupo, una o varias personas con las que conformar un equipo.

Un buen equipo es fundamental en la montaña

Un equipo es un grupo de individuos que se reúnen y trabajan juntos para lograr una meta común que aplicado a la montaña puede abarcar desde una cordada de dos escaladores en una vía de varios largos donde las tareas se reparten por igual hasta una expedición formada por decenas de personas donde cada uno tiene asignada una parte del trabajo. La capacidad que tengan los integrantes de entender a los demás y coordinar sus acciones marcará el nivel de un equipo para realizar una actividad tanto como las cualidades que pueda tener cada uno individualmente.

Trabajar en equipo en la montaña multiplica las posibilidades de éxito que tenemos a la hora de enfrentarnos a un reto así como hará cualquier actividad mucho más agradable y segura.

El trabajo en equipo en montaña ha ido ligado a la evolución de las actividades en montaña a lo largo de su historia. Formar cordadas en alpinismo y escalada permitió afrontar dificultades imposibles sin el aseguramiento con cuerdas por parte de un compañero, el trabajo organizado de expediciones permitió la conquista de grandes y recónditas cimas, el uso de material de rescate en avalanchas (arva, sonda, pala) en equipo ha salvado a esquiadores en multitud de aludes,…

(Los comienzos del trabajo en equipo en el alpinismo, colocando escaleras en grietas y desfiladeros, ayudándose mano a mano para superar los pasos más difíciles y en definitiva colaborando para superar dificultades que no podían ser acometidas de forma individual).

Conformar un equipo para una actividad en montaña con criterio y eficiencia es clave para que éste funcione. No tendría sentido que tres experimentados escaladores se juntasen para hacer una vía que a ninguno de ellos les apeteciera hacer, ni que un gran grupo de senderistas emprendieran una ruta sin que ninguno de ellos se hubiera informado del recorrido o que para empezar a practicar la escalada en hielo alguien elija una vía de 1000 metros. En cada uno de éstos ejemplos falla un factor que seguramente lleve al fracaso de la actividad, por eso es importante que como mínimo se sigan algunos criterios a la hora de conformar un equipo:

Oscar, Juan, Carlos y Julen: OS2O Alpine Team

El Equipo Alpino Os2o al caer la noche a la salida de una vía de escalada artificial. Si las relaciones entre los integrantes de un equipo y la confianza en su capacidad son buenas las dificultades e imprevistos que puedan surgir durante la actividad como que se retrase el horario previsto serán recibidas como anécdotas incluso divertidas en lugar de generar sentimientos de miedo y estrés que perjudican la capacidad de resolver problemas.

Debe existir un objetivo y una motivación comunes, si la actividad ilusiona a todos cada persona se sentirá altamente involucrada. Si el objetivo no es del agrado de todos los integrantes es mucho más fácil que aparezcan comportamientos negativos como estrés, mal humor o desmotivación.

Buen ambiente de equipo, fomentar relaciones amigables y desinhibidas ayuda a promover una actitud positiva. Las actividades con personas con las que existen lazos personales de amistad y empatía son mucho más reconfortantes.

-Todos los miembros del equipo han de estar capacitados física y técnicamente para su papel en el equipo. Los miembros del equipo deben ser acordes con el objetivo,  las carencias que tenga cada uno como una resistencia física insuficiente para la actividad o desconocimiento del uso del material que va a ser utilizado deben ser detectadas antes comenzar la actividad para ser suplidas con un cambio de tareas del equipo por otro miembro o bien replantearse el objetivo. En una escalada por ejemplo puede que un integrante de la cordada no pueda realizar los largos más difíciles para escalarlos de primero de cordada pero tiene que poder escalarlos al menos de segundo de cordada y su compañero responder por él. En una actividad invernal uno de los miembros puede no estar en la forma física suficiente para abrir huella por lo que sus compañeros tendrían hacerlo en su lugar, se trata al fin y al cabo de coordinarse para suplir las carencias que pueda haber en el equipo.

-El equipo debe disponer del material y la información necesarios. El material ha de ser acorde con los miembros del equipo, a su nivel, a su logística y a su planificación de la actividad. El material necesario para un equipo puede ser insuficiente para otro equipo, un mismo recorrido puede ser llevado a cabo en unas horas por unas personas y en varios días por otras por ejemplo, o un mismo largo de escalada puede requerir 15 piezas de protección para unos mientras que con 5 sería suficiente para otros con mayor nivel técnico por lo que el material necesario también es algo subjetivo acorde a cada equipo. La información acerca de la actividad a realizar siempre es positiva; mapas, reseñas, predicción meteorológica o descripciones de la actividad por equipos anteriores serán de gran ayuda.

Apertura de The Belgarian en la pared de Asgard.  Las escaladas en Big Wall (grandes paredes) requieren un alto nivel de logística para portear un campamento colgante con el material de escalada y los víveres necesarios durante varios días por la propia vía de escalada. Fuente: Olivier Favresse Blog

 

Ascenso por expediciones comerciales a la vía normal al Everest. La mayoría de himalayistas que ascienden a montañas de tal envergadura requieren de un gran trabajo de muchas personas que llevan a cabo tareas necesarias para que su cima sea posible como portear material al campo base, cocinar, montar los campos de altura o instalar las cuerdas fijas. Fuente:www.nationalgeographic.com

Una vez confeccionado un equipo es importante mostrarse colaborador y participativo con las decisiones que se tomen, tener en cuenta la opinión y valoraciones de todos los miembros, preguntar a todos qué quieren hacer, como, compartir la estrategia y planificación.

En aspectos psicológicos tener en cuenta que el estado anímico se contagia, los comentarios y comportamientos catastrofistas merman la moral del equipo mientras que una broma en un momento tenso puede relajar el ambiente. Si un compañero está en complicaciones y no está respondiendo como esperábamos será mucho más productivo darle ánimos o algún consejo constructivo que recriminarle sus fallos agravando más aún la situación.

Se trata de ser positivo pero siempre consciente de la realidad, de optimista en exceso también se puede morir. Considerar la importancia de asociar las actividades a experiencias positivas para reforzar la motivación de futuras salidas, felicitarse y valorar las metas cuando se consigan, no limitarse a tacharla de una lista y agobiarse por conseguir la siguiente meta.

Autoanalizase en equipo después de cada actividad; si al terminar una actividad volvemos con exigencias individuales como “he de entrenar más” o “he de ponerme menos nervioso” igual de valioso es evaluar el trabajo en equipo “¿en qué hemos acertado? ¿qué hemos hecho mal? ¿cómo podemos hacerlo mejor?.

Al igual que cada uno mejora con la experiencia los equipos mejoran su coordinación, no hay que forzar el máximo nivel de un equipo la primera vez que hace actividad junto. Si te vas a escalar la vía más dura de tu vida mejor no ir con un desconocido.

En los largos centrales de la Colton-Macintyre  de las Grandes Jourasses, en vías alpinas de mil metros o mas que se pretenden escalar en el día la coordinación de la cordada es fundamental, todas las acciones que no sean escalar se pueden llevar a cabo en momentos de descanso como los turnos de aseguramiento como por ejemplo colgando la mochila de la reunión mientras escala el segundo de cordada, ofrecerle comida y bebida mientras le pasas el material y continuando sin ningún contratiempo. Foto: Os2o Alpine Team

En otros aspectos más físicos si tiene siempre presente que todo lo que se hace afecta de alguna manera al equipo iremos adoptando comportamientos que facilitarán y disminuirán el riesgo de las actividades.

2º Largo de Aloïs (WI5+ dificultad máxima en las partes de hielo 7a+dificultad máxima en los largos de roca) en el 3º Muro de Gavarnie. Algunas vías pueden combinar altas dificultades en diferentes modalidades de escalada, si cada miembro del equipo se centra en escalar de primero de cordada las partes que sean su especialidad las posibilidades de éxito aumentan significativamente.

Para reducir la fatiga del equipo por ejemplo turnarse a la hora de abrir huella en nieve profunda, repartir el peso valorando la capacidad de cada uno no duplicar equipamiento innecesariamente, … Y otros referentes a la seguridad como escalar con más cuidado cuando la roca está descompuesta y tenemos compañeros por debajo, guardar la distancia de seguridad en esquí para evitar que el mismo alud nos entierre a todos y no quede nadie para auxiliarnos, montar las reuniones teniendo en cuenta los posibles desprendimientos y un sinfín de ejemplos aprendidos con la experiencia que parten de una idea común, de que somos parte de un equipo.

Largo de roca delicado en Pared de Cataluña (Montrebei). Si los miembros de la cordada se conocen el asegurador sabrá detectar los momentos difíciles del primero de cordada prestando la máxima atención en su labor. Foto: Os2o Alpine Team

El ser humano no es el animal más fuerte, ni más rápido, ni el que mejor tolera las condiciones adversas, pero si el que es más capaz para trabajar en equipo, buscar soluciones conjuntamente y resolverlas, y si desarrollando ésta faceta somos capaces de superar todo tipo de condiciones y dificultades para las que a priori no estamos diseñados. Difícil será que la experiencia del trabajo en equipo en montaña no nos de la facilidad de desempeñar labores más cotidianas en la vida laboral y personal.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Grande Oscar!!! Es un honor para el Os2o Alpine Team contar con alguien como tú!!!!

  2. Mª Jesus

    Has expuesto de manera muy clara y práctica lo que significa ser miembro de un equipo. Dada la transcendencia de este concepto y las repercusiones que tiene en las actividades en la naturaleza, creo que todos los que practican deportes en este medio deberían estar mas concienciados de esto. Con tu permiso voy a difundir esta entrada para hacer algo al respecto.

  3. Miguelico

    Te felicito Oscar, muy amena y educativa lectura.

  4. Patricia

    No hay nada como el abrazo que te das en la cima o el bocata y las risas ya abajo!!

  5. Muy buen post, Oscar. Sin duda, una de las grandes enseñanzas que la montaña nos regala, es la importancia del trabajo en equipo, de conocer bien a las personas que tienes alrededor y saber cómo y cuándo puedes depender de ellas y ellas de ti.

    Sin duda, un aprendizaje tremendamente útil en cualquier tipo de situación, el ¨espíritu de cordada¨ es extrapolable al trabajo, a la familia o a otras muchas situaciones del día a día.

Responder a Patricia Cancelar respuesta