Por Eder, miembro del OS2O Alpine Team

Y por fin, la tan ansiada y esperada nieve llegó. Se acabaron las miradas perdidas al pequeño rincón del armario donde guardamos todos los cachivaches de invierno, para empezar a sacarles brillo a base de lima y motivación. Parece que viene el invierno, solo queda que aguante y se quede con nosotros, a sabiendas de que es el año de “El Niño” y que la climatología está dada la vuelta, en nuestras cabezas sigue la esperanza de que el frío llegará y se estabilizará en los valles pirenaicos y nos brindará un invierno de alpinismo en estado puro. Visto el parte meteorológico, es un buen momento para reunir al OS2O Alpine Team, realizar alguna actividad en conjunto y seguir testando prendas y material de la casa.

En este caso nos centramos en la tercera capa impermeable “Breathout Waterproof Jacket” y los pantalones “Summit Alpine Pants” orientado la actividad a realizar en una travesía-corredor para ver la transpirabilidad en movimiento de los tejidos y algo de escalada en hielo para la impermeabilidad y libertad de movimientos más técnicos.

Para ello decidimos acercarnos al Valle de Tena, un buen terreno de juego para el alpinismo, en parte masacrado por las estaciones de esquí y sus endemoniadas máquinas pisapistas, que a su vez hacen más factibles y llevaderas las aproximaciones a esos rincones inhóspitos donde nos encontramos realmente a gusto, creo que no existe moneda de una sola cara. El sábado a primera hora del día nos reunimos los cuatro integrantes en las cercanías de Biescas para preparar el material y subir con un solo vehículo a la estación de esquí de Formigal, concretamente al parquin Sarrios, donde comienza nuestra aventura para el primer día. El destino.. La Punta Escarra por su corredor norte. No es una actividad muy técnica que se diga ya que el corredor no pasa de los 50° de inclinación y la arista que te lleva a la cima tiene dificultades máximas de tercer grado de escalada, pero si requiere de una buena condición física y un mínimo de destreza en terrenos de alta montaña.

Valle de Tena 1

Una vez preparados y armados con todo lo necesario comenzamos a foquear por las pistas para llegar al collado que divide la estación de esquí con el precioso Valle de Izas. El pronóstico anunciaba un día muy frío y muy ventoso pero no nos imaginábamos que fuera para tanto, todos los montes estaban tapizados de nieve en sus vertientes mas verticales creando una estampa que nos hacía dudar de si estábamos en Pirineos o en los duros inviernos escoceses donde es muy típico que suceda este fenómeno. Poco a poco  vamos acercándonos al corredor, avanzamos muy lentamente a causa de el gélido viento patagónico y el hecho de hacer una simple fotografía resulta una dura tarea. Una vez en el embudo que da acceso al corredor paramos a comer algo y a dejar los esquís, menos Carlos que decide atacar con ellos a la espalda para pegarse una buena esquiada en la bajada. Vamos ganándole metros a la pindia canal, Óscar y Carlos van de avanzadilla, Kapi y yo vamos un poco mas atrás, las huellas desaparecían casi al instante por la nieve que arrastraba el incesante viento, por momentos incluso dejábamos de vernos entre nosotros. Ya cerca del collado, en un instante de tregua, decidimos abortar misión comunicándonos por señas ya que era casi imposible escucharnos entre nosotros, subir a la arista habría sido peligroso y decidimos darnos media vuelta dejando la guinda de el pastel para otra ocasión. Óscar, Kapi y yo volvemos en busca de los esquís y alguna cosa que dejamos al comienzo de la canal mientras que Carlos se pega una buena bajada por el corredor. Nos reunimos, comimos algo y emprendimos la vuelta al coche.

Valle de Tena 2

Preciosa imagen avanzando hacia el collado

Valle de Tena 3

Kapi abriendo huella

Las huellas estaban tapadas por el viento, lo que hizo que tuviéramos que abrir huella otra vez, al final se hizo más duro de lo que esperábamos. Después de unas esquiadas llegamos a la furgo, recogimos todos los bártulos y nos fuimos a el camping de Sabiñanigo a reponer fuerzas con unas ricas pizzas y alguna que otra cerveza. Buen momento para decidir la actividad de el domingo. Coincidimos los cuatro en ir a escalar en hielo a las cascadas de Canal Roya. Un poco de charleta y nos fuimos al parquin de El Portalet en Formigal, punto de partida para las cascadas.

Canal Roya 1

Canal Roya

El domingo a las 7h de la mañana estábamos en pié, nos despertamos con una temperatura bastante más cálida que el día anterior y el viento había cesado notablemente. Mientras cogíamos fuerzas con un buen desayuno, no paraba de subir gente hacia las cascadas, a si que sin demorarnos mucho pusimos las pieles a los esquís y empezamos a foquear por las pistas. Una vez en el collado ya vimos que lo de elegir cascada iba a estar complicado por la cantidad de ansiosos fanáticos que estaban por delante nuestro. Con la calma llegamos a las cascadas y empezamos los preparativos. La columna de la “Canal Roya Wall” estaba libre, no había mucho que pensar, cuerdas, tornillos y piolets y al lío!

Canal Roya2

Se la veía consistente y con buena base, la única pega fue que corría mucha agua, dejando empapados a Óscar y a Carlos que les entro el agua hasta las botas, por algo estaba libre la dichosa y caprichosa cascada. Seguimos escalando las diversas cascadas de el sector, disfrutando de las vistas de el valle de Canal Roya con el imponente Anayet justo detrás nuestro, entre risas y calientes infusiones en un ambiente un tanto “friky” por el hecho de que son cascadas cortas y el pié de vía está lleno de gente como si de una escuela de deportiva se tratara. Carlos se quedó bastante frío por la caladura que tenía, a si que empezamos a recoger el instrumental y poco a poco nos pusimos a andar hacia el coche.

12549014_1130100500357875_1725869963399734915_n

Poniendo a prueba las prendas, pero sobre todo..

12540841_1130100447024547_7832145549533066824_n

Gozando!!

12540772_1130100443691214_7034628353642854529_n

12552541_1130100473691211_1887999909860055958_n

Con esta divertida actividad dimos por concluida lo que fue la segunda reunión de el OS2O Alpine Team y el test de estas dos buenas prendas. El resultado ha sido positivo, con un incesante viento patagónico y con mucha agua cayendo con fuerza sobre el impermeable, el torso se mantuvo seco, la transpirabilidad en la travesía fue más que correcta gracias a la membrana “eVent” y a la hora de escalar una cascada de hielo en este caso, nos dio mucha libertad de movimientos gracias a la extrema ligereza del tejido.