Yosemite, Gran Capitán “The Nose”

El fantástico viaje ” al lejano Oeste ” por Miquel Mas Serrat

Los objetivos estaban claros: conocer Yosemite e Indian Creek, aprender a escalar en fisura y escalar la vía “The Nose” en la pared del Gran Capitán!!

La grandiosa pared del Gran Capitan, via The Nose

La grandiosa pared del Gran Capitan, via The Nose

Hace años, hacia el año 2000, cuando tenía 13 años, tuve el placer y la suerte de ver un audiovisual de David Vallhonrat sobre su escalada en Yosemite… flipé mucho, me marcó. Desde ese día nació dentro de mí unas ganas brutales de escalar el Gran Capitán y David se convirtió con un referente de la vertical. Siempre que me lo encontraba por el pueblo le hacía explicar y explicar y volver explicar sus sensaciones , sus escaladas en Yosemite … y yo intentaba memorizar cada consejo, cada movimiento, cada detalle que me contaba para cuando llegara la hora de ser yo el que me pusiera ante aquella pared para escalar con toda la teórica aprendida.

Nunca me sentía lo suficientemente preparado, siempre tenía alguna excusa, nunca llegaba la hora… hasta que este pasado mes de octubre con  Marc Subirana y Oriol Mestre nos armamos de valor y dijimos.. Para Yosemite!!

Yosemite es un parque inmenso, reconocido internacionalmente gracias a sus paredes kilométricas de granito, las cascadas, los ríos de agua cristalina, secuoyas gigantes y por la gran diversidad de animales salvajes. Puedes está paseando por el parque y encontrarte ciervos, bambis, osos … etc.

Es por esta razón que dentro del parque hay una serie de normas de conducta para no liarla con los huesos. Nunca se puede dejar nada de comida dentro de los coches, toda la comida que llevamos a los campings deben guardarse en una especie de cajas metálicas anti-osos para que no puedan abrirlo. El problema de dejar la comida dentro de la tienda o dentro del coche es que si los osos lo huelen y están hambrientos tienen una fuerza tan bestia que te dejarían el coche completamente destrozado y de la tienda ya ni hablamos. Como era nuestra primera vez todo era un poco obsesivo, vigilábamos muchísimo. En nuestro caso no vimos ningún oso (ya que era un año muy caluroso y todos estaban en las cotas más altas de las montañas), pero cuando estábamos escalando la “The Nose” se ve que se bajó uno al camping. Yo personalmente alguna noche soñé que venía un oso dentro de la tienda a comerse mis galletas…

Cajas metálicas anti-osos para guardar la comida en el camping

Cajas metálicas anti-osos para guardar la comida en el camping

En los últimos años, el Parque de Yosemite ha multiplicado el número de visitantes, hasta el punto de no tener ni una plaza libre en ningún camping. Nosotros tuvimos que estar varios días haciendo los piratas (montar la tienda cuando oscurecía y plegarla antes de que se hiciera de día) hasta que conseguimos una pequeña parcela en el camping, ya que está prohibida la acampada libre. Todo este tema de la super-población del Valle era bastante agobiante y más tarde lo vimos reflejado en la pared.

Si querías tener una plaza en el legendario camping Campo IV, sólo había una solución: hacer la cena, dormir, desayunar y esperar en la cola de entrada al camping hasta que a las 08:00h el “Ranger” abriera la casita para anunciar el número de vacantes. También podía ser que hicieras toda la noche de cola y luego no hubiera lugar para ti …como decía, todo ello un poco agobiante. Finalmente a los dos intentos conseguimos una parcela y pudimos compartir unos días fantásticos con amigos (Silver, Tato, Toti, Alex, Carlos…) que casualmente ya habíamos coincidido en otras partes del mundo. Y ahora volvíamos a juntarnos debajo de aquellas paredes con la compañía del obligado fuego de campo de cada noche, hablando y divagando de mil temas de la vida, de las paredes,  de las mujeres… hasta que el fuego dejara de dar calor y llegara la hora de ir a dormir.

Aclimatación a la escalada en fisuras

Todo el mundo nos dijo, y yo lo corroboro, que la escalada en granito y de fisuras es tan diferente a la que estamos habituados que es casi como volver a empezar. Por lo tanto empezamos haciendo algunas de las vías de escalada en libre más clásicas y típicas para comenzar el rodaje.

Pillar Central of Frenzy

Vía guapísima 100% recomendable para la primera “toma de contacto” en Yosemite. Son 5 largos de roca buenísima, excepto el primer largo algo resbaladizo, con un segundo largo de una doble fisura de empotramientos de sueño. Se rapela por la vía.

Pillar Central of Frenzy. Yosemite

Pillar Central of Frenzy. Yosemite

9 11

East Butress (Middle Cathedral)

Vía un poco más larga de carácter más alpino, con traviesas aéreas con muchas variantes para avanzar cordadas. Se rapela por una serie de árboles.

R.Molina Foto: Blind

R.Molina Foto: Blind

Serenety Crack (Royal Arches)

Otra vía guapísima recomendable 100% que se puede combinar con “Sons of yestarday”. Es un placa cortada por una fisura perfecta donde se debe empotrar a saco manos y pies sino no subes. Se rapela por la vía.

Serenety Crack (Royal Arches)

Serenety Crack (Royal Arches)

Moratorium

Esta vía ya es un poco más dura y si se quiere disfrutar de la línea se recomienda ir un poco rodado. Son sólo 4 largos pero ya quedas bien servido. La vía termina en el pie de vía de la East Butress del Capitán con la posibilidad de hacer la combinación de las dos. Es una vía que cuando la escalas tienes unas sensaciones algo extrañas… La abrió el gran John Bachar en Sólo!! Se ve que él iba subiendo sin cuerda y cuando no lo veía claro destrepaba, bajaba y lo dejaba pendiente para otro día… y así todos los días hasta que llegó arriba. Inhumano! Cuando yo subía por aquellos diedros fisurados y pensaba que el Bachar lo había abierto a vista y en solo flipaba!!!

Moratorium sigue los diedros que están a la sombra

Moratorium sigue los diedros que están a la sombra

Después de escalar en algún sector de vías de un solo largo para acabar de perfilar nuestra técnica pésima de empotramientos y de practicar un poco las técnicas de big wall (remontar petates, hacer péndulos, montar hamacas, etc.) en sectores como Cookie Cliff, comenzamos a trabajar en la logística de nuestro gran objetivo, The Nose!

23

inventando en caso de lluvia…

inventando en caso de lluvia…

The Nose, Gran Capitán

Es la Vía clásica de las clásicas, es brutal , aérea, soberbia , increíble, fantástica… Lo tiene todo!! Con su casi kilómetro vertical se ha convertido en una de las vías más famosas del mundo por los escaladores. Y sólo tiene una aproximación de 20 minutos !

The Nose, Gran Capitán

The Nose, Gran Capitán

Los locales dicen que sólo logran escalar la vía entera el 50 % de las cordadas, cabe decir que tiene una buena línea de rápeles para abandonar que dependen del momento es tentadora …

Reseña de The Nose de Chris MacNamara

Reseña de The Nose de Chris MacNamara

Breve historia de la vía: 1958: Warren Harding, Wayne Merry y George Whitmore abren la vía The Nose con una duración de 2 años (en alguno de los intentos está unos 35 días seguidos en la pared). 1960: Royal Robbins, Tom Frost, Chuk Pratt y Joe Fitch hacen la primera repetición en 7 días en la pared, todo un récord!. Era la Golden Age, la edad de oro de Yosemite. 1975: La revolución aparece en Yosemite y los Stonemasters Jim Bridwell, John Long y Billy Westbay escalan la The Nose en un solo día!. 1993: la Superwoman Lynn Hill hace la primera ascensión en Libre y en el día (23 horas) de la The Nose !!. 2005: Tommy Caldwell encadena toda la vía en libre en 11 horas.  2012: Alex Honold y Hans Florine escalan la The Nose en tan sólo 2 h 23 min 46 seg.

Y con mucha más historia detrás, nosotros también queríamos formar parte , aunque no hiciéramos una escalada muy remarcable, pero queríamos recorrer aquellos pasos que los pioneros de la época siguieron, descubrieron y marcaron un antes y un después en el mundo de la escalada.

Últimas luces en la parte superior del Capitán

Últimas luces en la parte superior del Capitán

Cuando teníamos toda la logística preparada, las botellas de agua llenas, la comida calculada hasta el último gramo como si tuviéramos una cuadrícula de excel y todo el material apunto, el tiempo se gira y se pone a llover durante 3 días seguidos… qué mal rollo, sólo nos quedaba poco más de una semana para irnos. Si consiguiéramos hacer la vía después de las lluvias sólo tendríamos una noche para descansar o quizá ni eso, y si nos pillara un vivac en la cima quizás deberíamos empalmar cima del capitán – Aeropuerto San Francisco… muy apretado todo ello, los nervios empezaban a fluir. Por si fuera poco todas las cordadas que querían entrar en la pared también se tuvieron que esperar, con la problemática que se multiplicó el número de cordadas que querían escalar el capitán … buff ya había una media de 6-7 cordadas al día a la The Nose que ahora todavía aumentaría…

Relax en Curry Village esperando que deje de llover

Relax en Curry Village esperando que deje de llover

Ya había llegado la hora tan deseada, los tres estábamos motivadísimos, las condiciones meteorológicas ya eran buenas, nos sentíamos fuertes y con muchas ganas de empezar!. Como hubo este cambio de planes nuestra estrategia era la siguiente: Subir sin prisas a dormir la primera noche al largo nº4 Sickle Ledge, ya que se preveía que habría overbooking en la pared y así nos despertaríamos muy temprano y ya seríamos la primera cordada de la vía.

Comienza la batalla, porteos de todos los petates y para arriba

Comienza la batalla, porteos de todos los petates y para arriba

Cuando llegamos a la repisa de la Sickle Ledge nos sorprendió ver que 11 personas también estaban en la misma repisa, suerte que algunos seguían para arriba y otros sólo estaban subiendo los petates hasta allí. Estaba flipando de cómo podía ser que hubiera tanta gente. Alguno además, demasiado principiantes, se les cayeron zapatos, botellas de agua y hasta un juego super completo de friends… Yo egoístamente sólo deseaba que se fueran de allí porqué me daban miedo, sinceramente tenía miedo de que alguien se precipitara abajo o que me echaran algo en la cabeza , no estaba nada tranquilo.

Mucha gente a la repisa y aún tenían que subir más…

Mucha gente a la repisa y aún tenían que subir más…

Marc en su cómoda hamaca

Marc en su cómoda hamaca

Después de cenar y ya instalados  nos ponemos a dormir y la otra gente todavía movían petates arriba y abajo con un desorden brutal. La sorpresa fue cuando nos levantamos a las 02:00 horas de la madrugada y vimos que el largo nº7 (que es donde está el primer péndulo serio de la vía) plantaron 2 hamacas de aquella reunión con sus correspondientes petates. Al darme cuento de eso me cogió un cabreo… habían cerrado el paso a todas las cordadas, miré un momento abajo con el frontal y vi como una hilera de frontales subían por los primeros largos de la vía dirección a nosotros, después miraba arriba y veía el obstáculo de las hamacas con la imposibilidad de pasar el tramo del péndulo. Qué rabia que tenía en ese momento! Recogimos rápidamente las cosas y a las 03: 00h ya estábamos escalando dirección a lo largo nº7 al péndulo impracticable. En estos momentos nos avanzaron una cordada de austriacos que iban a hacer la vía en el día pero quedaron parados en las hamacas y nosotros detrás suyo. De golpe sentí un largo por debajo de la voz de unos catalanes, que bien eran el Tato Esquirol y el Toti Mañé, los dos también querían hacer la vía en el día. Los dejamos pasar pero también se quedaron parados debajo de las hamacas sin poder hacer el péndulo. La situación era muy cómica, todo de cordadas paradas sin poder pasar y cuatro personas durmiendo tranquilamente en las hamacas sin dejarnos pasar. Suerte que el final una cordada ligera que hacían la vía en el día puso un mosquetón en el petate que colgaba de la hamaca y hizo el péndulo como pudo hasta llegar al otro reunión y después todos fuimos detrás. Qué caos todo ello, ya eran las 08:45 horas cuando pudimos salir de aquel infierno… perdimos 5 horas parados allí en aquella reunión mientras todos nos pasaban y aquellos de las hamacas seguían durmiendo.

Imposibilidad de pasar, muchas cordadas paradas

Imposibilidad de pasar, muchas cordadas paradas

Los que se ven son los famosos que instalaron sus hamacas a la reunión del péndulo

Los que se ven son los famosos que instalaron sus hamacas a la reunión del péndulo

Una vez estábamos en la super fisura de Stoveleg Crack, todo cambió, cada uno tenía su espacio, las cordadas ya estaban repartidas y ya podíamos disfrutar de la esencia del Gran Capitán . Y los famosos de las hamacas lo recogieron todo y se fueron rapelando abajo.

Qué duro es jumarejar

Qué duro es jumarejar

Qué duro es jumarejar..

Sin haber hecho nada estábamos reventados, debía de ser de toda la movida anterior, no podíamos ni subir los petates e íbamos muy lentos. Al Tato y el Toti ya los veíamos muy arriba  y nosotros apenas iniciábamos la Stroveleg Crack. Eran unos largos fantásticos de una calidad suprema, pero avanzábamos muy lentos y no podíamos con nuestras almas. Por suerte conseguimos llegar al Dolt Tower, de noche pero llegamos.

Dolt Tower

Dolt Tower

Cenamos y al cabo de pocos minutos ya estábamos durmiendo. Al despertarnos cambiamos la manera de hacer y empezamos a empalmar largos y remontar los petates cada dos largos y de esta manera nos cansábamos menos e íbamos más rápidos. Durante este día todo salió perfecto, disfrutábamos cada largo y yo ya me podía integrar dentro de la roca flipando con el espectáculo de aquella pared. Eran los momentos que habíamos ido a buscar en Yosemite, sentir ese diálogo interno entre tú y la roca y negociar cada movimiento. Qué felicidad!!!

El primer largo de salida del Dolt Tower, guapísimo

El primer largo de salida del Dolt Tower, guapísimo

Siguiendo los consejos del Tato, hicimos todas las variantes de la Lynn Hill libre evitando el King Swing (péndulo característico de la vía) haciendo la Jardine Traverse para no hacer cola ya que había dos cordadas. Es una variante un poco más dura pero muy bonita y con carácter. Al final de esta variante pasé un poco de apuros. Justo para llegar a la reunión que une el final del King Swing y el final de la Jardine Traverse hay un offwitdh muy cabroncete donde hacen falta dos camalots del 5, y nosotros sólo llevábamos uno. Estaba allí en medio del tramo de offwitdh arrastrándome como un gusano con el seguro a varios metros de los pies. Todas las parte del cuerpo, incluso la cara, frotaban contra la pared para no resbalar y caer abajo… de repente noté en la mejilla derecha de la cara un tacto extraño, como si fuera arena o alguna cosa similar, me giré un poco para mirar que era y ví una “caca” humana rollo diarrea seca pegada a la pared!!!! Sólo faltaba eso… a punto de caer y rozándome con la mierda… y además una vez en la reunión  Marc y Oriol venga a reír mofándose de mí (normal yo también lo haría jejeje).

44

Aún nos queda mucho pero ya vemos el famoso techo Great Roof

Aún nos queda mucho pero ya vemos el famoso techo Great Roof

48

Fijamos la cuerda hasta el campo 4 y dormimos en un largo abajo, en una repisilla pequeña e inclinada, muy incómoda pero muy bonita. En este vivac ya estábamos muy contentos, el día había ido muy bien. Los largos se fueron haciendo de manera cómoda, los tres íbamos flipando en cada largo, como con el característico techo del Great Roof. Estábamos recorriendo una línea que los tres habíamos soñado hacía mucho tiempo y cada vez había más motivación.

En esta repisilla pasamos la noche “durmiendo”

En esta repisilla pasamos la noche “durmiendo”

Escalando el Great Roof

Escalando el Great Roof

55

Después del Great Roof viene el fantástico largo  Pancake Flake

Después del Great Roof viene el fantástico largo Pancake Flake

De camino al campo VI

De camino al campo VI

Una vez estábamos en el campo VI nos apareció el famoso largo del Changing Corners. Qué pasada y qué pasada el campo VI, es una especie de torre de forma triángular separado de la pared y todo el muro de roca que te queda arriba es un diedro alucinante desplomado… me sorprendió más de lo que me imaginaba. El único problema que hay es que en este campo nunca toca el agua cuando llueve y toda la gente maleducada que caga en las fisuras, allí se queda y huele muy mal . Es una lástima porque es uno de los rincones guapos de la pared.

Esta separación es literalmente el container del Campo VI, hay de todo, latas, cigarros, mil millones de meados.. y como todo es desplomado el agua de la lluvia no llega nunca  y no se limpia.

Esta separación es literalmente el container del Campo VI, hay de todo, latas, cigarros, mil millones de meados.. y como todo es desplomado el agua de la lluvia no llega nunca y no se limpia.

El Campo VI es un rincón super especial, en un lugar único. Aquí es donde dormimos la última noche

El Campo VI es un rincón super especial, en un lugar único. Aquí es donde dormimos la última noche

En el largo de Changing Corners

En el largo de Changing Corners

Finalmente a las 14:30 horas llegamos a la cima del Gran Capitán , habíamos hecho realidad una ilusión que llevábamos muchos años persiguiendo!. Qué alegría, qué sensación , brutal!

¡Felicidad!!!

¡Felicidad!!!

El descensoEl descenso de la vía es recomendable hacerlo de día (si es la primera vez ) ya que cuesta un poco encontrar los rápeles. Hay que bajar por unas placas de granito con tendencia a la izquierda siguiendo una pared y después cuando hay un muro serio que se ve que hay que hacer rápeles ir hacia la derecha y se verán una serie de cuerdas fijas para rapelar. Nosotros nos tiramos haciendo rápeles por el primer muro serio y nos costó mucho porque es súper vertical y en algún tramo desplomaba y no está equipado con cuerdas… Es una bajada dura, son 1000m de desnivel.

Muy reventados

Muy reventados

Una vez ya en el Camping lo celebramos en Curry Village comiendo una pizza y haciendo las maletas para marchar el día siguiente hacia Indian Creek.

Valle de Yosemite, la vía the Nose es el espolón de la izquierda

Valle de Yosemite, la vía the Nose es el espolón de la izquierda

Durante aquella última noche en el Valle de Yosemite muchos pensamiento me venían a la mente y la conclusión final antes de cerrar los ojos fue; Cuando te dispones a seguir sus pasos te das cuenta del elevado nivel que tenían aquellos personajes de la época y sólo me sale decir muchas gracias por dejarnos la herencia de líneas tan mágicas como ésta para poder seguir aprendiendo y soñar con otras aventuras en otros rincones del planeta.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Que guapo relato Miquel! Ya tenia ganas de leerlo y transportarme a esa pedazo aventura de hace un añito…algún día habrá que volver no?? 😉

Deja un comentario